miércoles, 20 de mayo de 2015

Rock Vanguard

A partir de febrero de 1974 la madrileña Editorial Rollán lanzó una nueva línea de cómics diseñada a imagen y semejanza del volumen 1 de Vértice, que fue dirigida por Manuel Yañez y estaba constituida a base de un reciclaje de sus éxitos de siempre de modo que contó con 5 colecciones que fueron las siguientes: 


Rock Vanguard nº 1
Aventuras del FBI (8)
Doc Savage (3)
Ray Norton (3)
Rock Vanguard (6)
Mendoza Colt (6)

Si bien eran cinco cabeceras realmente eran cuatro colecciones puesto que aunque Doc Savage llevara numeración propia estaba dentro de la serie Ray Norton. La iniciativa no funcionó, quedando la línea reducida a un test de pocos ejemplares que a duras penas llegaron hasta 1975, dejando las series inconclusas.

Como suele suceder con la mayoría de adaptaciones al formato novela gráfica de la época, las versiones de la Rollán de sus propios clásicos fueron bastante deficientes, si tomamos como ejemplo la colección de Rock Vanguard, realizada a partir de 1958 por Miguel González Casquel y Antonio Guerrero, observamos las típicas viñetas retocadas, definiéndose como principal elemento de trabajo la necesidad del adaptador frente a cualquier otra consideración, sin embargo otra cuestión muy distinta eran las portadas, conscientes de la importancia comercial de las mismas, este fue sin duda el aspecto más cuidado de la edición, de forma que se pusieron en contacto con López Espí para que realizara las correspondientes de Rock Vanguard y Aventuras del FBI, confiando en que al ser dibujadas por él sacarían un provecho similar al de Vértice y le solicitaron un trabajo del mismo estilo al desarrollado en los comics de superhéroes. Así, el estilo y la composición de esta galería de portadas, siguen la técnica empleada en la última etapa del volumen 1 de Vértice, con dos elementos claramente diferenciados, el fondo, contenido dentro de una franja horizontal dejando en blanco las bandas superior e inferior de la portada simplificando la misma y mostrando una escena desde el centro hacia la derecha reservando la zona izquierda para el elemento principal, el remate con el protagonista de la serie siempre en mayor tamaño totalmente destacado para captar la atención. Incluso se reutilizaba el mismo remate cada par de números variando únicamente la escena del fondo optimizando al máximo la producción.